sábado, 16 de junio de 2012

No te odio, simplemente me decepciona ver 
que te has comvertido en todo lo que un día
dijiste que nunca serías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario